Ir al contenido principal

LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES EN EL MUNDO RURAL

 

“La Violencia contra las mujeres en el mundo rural”

                                Hasta ayer invisible, hoy un nuevo desafío... 

El pasado 15 de octubre se celebraba el día internacional de las Mujeres rurales.  No sabíamos mucho sobre la situación en cuanto a violencia de género y sobre la promoción de la igualdad entre mujeres y hombres en el sector rural, ni nada sobre las respuestas del Estado frente a sus necesidades asistenciales, de salud y demás derechos.  La realidad nos enseña que en España viven alrededor de siete millones de Mujeres en municipios de menos de 20.000 habitantes, que requieren la visibilidad del Estado y la socialización con el resto de la sociedad española.

Desde una perspectiva integrada de género, Derechos Humanos y ruralidad,  la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (en adelante FADEMUR), en colaboración con el Ministerio de Igualdad de España, hizo la presentación del primer estudio sobre “Mujeres Víctimas de Violencia de Género en el mundo rural”.

Dicho estudio estuvo enfocado a municipios de menos de 20.000 habitantes y es el resultado de muchos meses de investigación, en cumplimiento a lo mandado por el Pacto de Estado contra la Violencia de Género (firmado en España en 2017), por el  que se instaba a realizar un estudio sobre la situación en el mundo rural, que ofreciera el análisis de las respuestas policiales, penales, de asistencia sanitaria, jurídica y asistencial en el medio rural.

La investigación se ha centrado en el análisis de la información recogida a través de encuestas a mujeres, a profesionales que atienden a víctimas de violencia de género, y entrevistas personales, realizadas en siete comunidades autónomas, elegidas por su ruralidad y dispersión como variables más influyentes en la representatividad y utilidad de los datos; parte de un marco teórico sobre la Violencia de Género, como otra forma extrema de desigualdad entre mujeres y hombres que afecta a un número de mujeres que habitan en esos territorios más pequeños, con especial grado de vulnerabilidad, y también a sus hijos e hijas menores sujetas/os a su tutela o guarda.

Con los resultados obtenidos y las conclusiones a las que condujo la investigación se  ilustra la situación que se vive en ese medio rural que, dicho sea de paso, es muy poco acogedor para las mujeres en el que aún perdura la desigualdad de género, los roles sexistas tradicionales y la dominación masculina. Dentro de la investigación se indaga en la percepción que tienen las mujeres de estos territorios sobre la “violencia de género” y según el resultado de estas encuestas, no existe un perfil concreto, o un patrón de mujer susceptible de considerarse como víctima de esta violencia, aunque sí se observan ciertos factores de riesgo y situaciones de vulnerabilidad comunes.

 1. Diagnóstico de la Violencia de Género en lo rural:

En el curso de las entrevistas desarrolladas se identificó la existencia de violencia psicológica (un 100 % de las mujeres entrevistadas); seguida de la física (78,26 %) y la económica (56,52 %) como las formas más prevalentes. La violencia sexual se ha identificado en (34.78%), aunque al parecer, como se menciona en el estudio, este dato puede variar porque fue la situación que más costó verbalizar por las entrevistadas. No obstante, quiero insistir sobre los argumentos que apoyan las conclusiones generales del estudio, y que me atrevo a convertir en premisas fundamentales que alimentan el diagnóstico, para entender la situación actual.  

Dentro de las Conclusiones generales del estudio, destacan:

-Los roles sexistas tradicionales, perduran en el mundo rural con más ahínco: los estereotipos, mandatos de género y creencias machistas en torno a un sistema de dominación- sumisión es una constante.  Hay una presión social para la perpetuación de estos mitos patriarcales, llegando al punto de normalizarse la desigualdad y la violencia de género en estos territorios.

- La  violencia de género suele percibirse más como “asunto familiar y privado”: Se asume como un problema del matrimonio o de la pareja,  más que como un problema social y estructural.  La situación propia es vista como un problema de dominación conyugal o familiar que no trasciende lo privado, y vive su situación como algo personal sin entrar a analizarla con perspectiva colectiva de dominación masculina patriarcal, sino de manera individual como un asunto privado.

-El triple aislamiento de las Víctimas de Violencia de Género: Las mujeres víctimas de violencia de género del mundo rural sufren un triple aislamiento, al no poder apropiarse de los espacios públicos y estar relegadas a espacios privados; se ven aisladas, además de estarlo geográficamente, permanecen encerradas en su propia casa aisladas de todo el mundo, y por ende sufren también un aislamiento social y familiar.

- La larga duración de las situaciones de maltrato (una media de 20 años al lado del maltratador).  La dependencia económica de su maltratador, lo cual es determinante, y el miedo a ser juzgadas por su propio entorno, como también,  el desconocimiento de los recursos de protección y/o la dificultad para acceder a ellos, serían las causas. Se percibe una desconfianza hacia la efectividad de los medios de protección.  

2. Caracterización de la Violencia de Género:

Pasaron muchos años sin entrar a investigarse la situación de violencia machista en el territorio rural. Hoy en cambio, con este estudio de FADEMUR, contamos con un diagnóstico que nos hace una fotografía amplia de la gravedad en el mundo rural, donde se ha comprobado una normalización de la Violencia de Género: “Se piensa que es algo normal”.

 Y, como consecuencia de esa normalización, a la par se retrata una invisibilidad de la violencia de género, queda en evidencia que la “violencia contra la mujer” se justifica o se calla.

Pero, donde tendremos que poner los focos, ya no es tanto en la invisibilidad de esa violencia, sino en la del maltratador. Por razones obvias “En el mundo rural, nadie conoce a los maltratadores, sólo a las maltratadas”, esto es “Se apoya al maltratador”. 

3. Valoración de los medios físicos para contrarrestar la Violencia de Género: 

De las encuestas realizadas a las/os profesionales dedicados a la atención de las Víctimas, donde se les preguntaba sobre la valoración en los servicios ofrecidos en el ámbito de violencia, como en salud, servicios sociales, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, atención jurídica, servicios judiciales, y otros, los resultados pueden variar dependiendo de los medios de transporte, distancia y otros factores para poder hacer un uso de los recursos.  

Llama la atención que, por ejemplo, la distancia para acudir a los Cuerpos de Seguridad (Guardia Civil), en el 69.72 % de los casos la distancia es mínima (1 Km), mientras que en el 20 % se amplía a un recorrido de 6 o más Kms, por lo que en materia de violencia de género, no todas las mujeres pueden recibir protección inmediata.

 Por otro lado, importante destacar que la cercanía que pueda existir de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad  tampoco hace posible el anonimato que buscan las Víctimas en violencia, confirmándose lo arriba comentado, sobre que en el mundo rural “Se conoce a la víctima pero no al maltratador”.

Nos queda claro que una vez detectadas estas características específicas,  se hace inminente y necesario otro estudio más profundo y de un alcance más ambicioso.  Las propuestas expuestas en Mujeres Víctimas de Violencia de Género en el mundo rural”, nos dan muchas razones para seguir insistiendo en que tan solo es el comienzo y el pórtico de muchas acciones para la prevención y sensibilización, la formación en todos los ámbitos, la coordinación y colaboración institucional y más políticas públicas; Pero, sobre todo, esta fotografía del mundo rural en materia de violencia es el preámbulo de más análisis e investigación; lo que hasta ayer era invisible para la sociedad, hoy requiere de medidas para la detección precoz de la violencia en lo rural y debe ser un capítulo más en todos los programas de prevención a nivel nacional y autonómicos.

Para más información consultar:

FADEMUR, presenta el primer estudio sobre violencia de género en el medio rural

https://observatorioviolencia.org/la-violencia-invisible-una-realidad-en-el-mundo-rural/


Norma Constanza Gamboa

Gamboaldany

Madrid, 23 de octubre 2020

Comentarios

Entradas populares de este blog

LAS SOLUCIONES A LA CRISIS REQUIEREN UN ENFOQUE DE GÉNERO

Se espera responsabilidad de los Gobiernos para frenar el aumento de las Víctimas de Violencia de Género como consecuencia de la pandemia   Después de tres meses de estados de alarma y de medidas restrictivas a la movilidad en muchos países del mundo durante la pandemia, nos ha dejado situaciones graves en violencia contra las mujeres; no solo han aumentado las cifras de victimas sino que las llamadas de emergencia han aumentado hasta un 60%, en comparación con el último año, en muchos países de Europa y en América Latina donde también se reportan números alarmantes, tal como lo confirman los datos recientes de Amnistía Internacion l [1] .   Aunque las denuncias de estos hechos violentos en sede de la autoridad competente, estén apuntado a una reducción en época del  Covid-19 , ha de entenderse que este hecho puede darse a las dificultades que se suman para acceder a instancias judiciales o policiales, pero no porque haya mermado el número de víctimas.     Ahora con las

LA CARA OCULTA DEL COVID-19

  La Violencia de Género:  La Cara  oculta del Covid-19 No cabe duda que los efectos de esta pandemia y los tiempos que corren,  han sido los más difíciles que hayamos tenido que enfrentar después de la segunda guerra mundial.  Para tod@s, y en cualquier parte del mundo, hemos vivido el miedo y la impotencia frente a un virus microscópico que nos ha puesto todo “patas arriba” y  nos ha robado muchas vidas.  A pesar de querer  proteger a las personas más vulnerables, como lo son nuestros mayores, también se ha pretendido incluir a los colectivos con patologías previas;  y aunque está resultando una tarea muy difícil, como si fuera poco,  también se abre un resquicio de amenaza para las mujeres que son víctimas de violencia machista; esto está ocurriendo en cualquier lugar del mundo donde, a día de hoy,  se vive el confinamiento obligado o la cuarentena. En España, según los últimos informes de la Policía, los casos de violencia de género