Ir al contenido principal

LOS ESTEREOTIPOS Y ROLES DE GÉNERO: UNA AMENAZA PARA LA IGUALDAD

 

Contrarrestar los estereotipos y roles de género: un reto para el 2021 que debemos asumir como sociedad.

Los estereotipos hostiles y negativos se transmiten de generación en generación.

Los estudios señalan en lo que hace a la participación política de las mujeres, o  en cuanto al acceso a la justicia para vencer las barreras, o a la erradicación de los estereotipos de género y al sexismo, que los avances son muy lentos. Y mientras tanto, el panorama actual nos demuestra que la violencia contra la mujer sigue siendo una de las expresiones más crudas de las relaciones desiguales de poder entre mujeres y hombres, y las víctimas de esta violencia siguen engruesando las cifras (45 mujeres asesinadas en manos de sus parejas o exparejas durante el 2020).

Mientras se avanza en políticas públicas para la prevención de la violencia contra las mujeres, se siguen escuchando y aceptando algunos estereotipos nocivos (porque pueden ser hostiles y negativos), o prejuicios y roles por razón de género que la misma sociedad ha venido asignando a hombres y mujeres, impulsando a desarrollar funciones y tareas inculcadas y perpetuadas en la praxis laboral, como en los ámbitos jurídicos, políticos, en redes sociales y al interior de los hogares; una explicación para este fenómeno es que están arraigados por el uso y la fuerza que les hemos venido dando, de generación en generación.

Naciones Unidas, se ha pronunciado sobre el uso que se está haciendo de los estereotipos de género y ha llegado a afirmar que pueden producir  " Violaciones a los derechos y libertades fundamentales". Con este artículo se pretende esbozar algunas propuestas de medidas para contrarrestarlos, porque revisaremos como son una amenaza a  la “igualdad de género”.

1. La discriminación por razón de género:

Cierto es, que en materia de discriminación, los avances sociales y legislativos son notorios, y se ha mejorado la situación de la mujer pero, también lo es, que la tan anhelada  igualdad efectiva aun dista mucho de ser una realidad. La brecha de género y las barreras estructurales persisten a día de hoy en muchos ámbitos.

No obstante, las medidas de discriminación positiva en las empresas que, dicho sea de paso, son necesarias para promocionar a las mujeres en puestos de altos cargos, se siguen impulsando; por otro lado, como herramientas legales, contamos con una Ley orgánica para la igualdad efectiva (LO 3/2007, de 22 de marzo), de la cual se ha venido generando un batería legislativa y reglamentaria importante, modificaciones al Estatuto de los Trabajadores, y por último, recientemente, el Real Decreto 902/2020, aprobado el 13 de octubre, y que empezará a regir el próximo 14 de abril, referente a la igualdad de trato en materia retributiva, que esperamos no quede en papel mojado.

Hemos visto como, poco a poco, entramos en una dinámica de reconocimiento de la “Igualdad”, que bien permite neutralizar la discriminación de género, por lo que no se admitiría a estas alturas querer frenar su progreso ni escatimar en esfuerzos; la sinergia y la voluntad de todas las fuerzas, tanto políticas como empresariales y del tercer sector, es fundamental.

2.Nuevas Estrategias en Europa:

Tal como ha quedado señalado, estaremos de acuerdo en que la prevención de la Violencia contra la mujer debe hacerse a través de la promoción de la igualdad de género, el empoderamiento de las mujeres y el disfrute de sus derechos humanos.

En materia de igualdad, en Europa se dispone de instrumentos jurídicos necesarios, como el adoptado por el Consejo de Europa (compromiso de 47 Estados miembros), cuya labor en el ámbito de derechos humanos y en la igualdad de género es invaluable, y por el que se establecen nuevas estrategias en esta materia para los años 2018 al 2023, fundamentándose en el amplísimo acervo legal y normativo del propio Consejo.

En segundo lugar, también se cuenta con la Estrategia Europea para la “Igualdad de Género” adoptada por la Unión Europea para el 2020- 2025.

Europa, como otros lugares del mundo,  para los próximos dos años enfrenta un gran desafío, y es el garantizar que todas las mujeres puedan acogerse a la protección y a las políticas de igualdad, en concreto, las mujeres migrantes, refugiadas y con discapacidad, entre otras, que precisen de políticas específicas. Con esa finalidad, las nuevas estrategias prestaran atención a las causas interseccionales de discriminación (por razones de origen étnico, edad, discapacidad, orientación sexual, etc.), abordándolo como una cuestión transversal, que es un nuevo debate

3. Retos para el 2021:

    A nivel colectivo, se podrían perseguir espacios públicos y privados más seguros para mujeres y niñas; procurar la autonomía económica y la seguridad de las mujeres; aumentar la participación de las mujeres y su poder de decisión en la vida pública y la política.

    Y como responsabilidad individual, se hace preciso abolir esas prácticas habituales en el uso o aceptación de estereotipos (opinión o prejuicio sobre características que hombres y mujeres poseen);  de roles de género y lenguaje sexista, con frases construidas y repetidas de manera consciente o inconsciente, que hacen daño al principio de igualdad, que limitan el desarrollo personal y profesional igualitario.

!Vamos! a por un lenguaje libre de sexismos en nuestro entorno laboral y familiar y/o de convivencia social. 

Para lograrlo, como se ha venido proponiendo, por fin se están emprendiendo acciones concretas y consistentes en:

  • La integración de una perspectiva de género en todos los ámbitos y a todos los niveles, con guías de actuación y pautas que prevengan comportamientos sexistas. Ya hay algunas empresas, como la Corporación de Radio Televisión Española (RTVE) por citar alguna, que vienen adoptando guías de actuaciones concretas para erradicar construcciones y sesgos sexistas en los medios de comunicación. 


  • Velar porque las mujeres y los hombres reciban el mismo salario por un trabajo igual y por un trabajo de igual valor. 


Aunque esto último suene una utopía, si que puede ser posible si se lleva a la práctica con toda esa batería legislativa aprobada, destacando el  Real Decreto 902/2020, que constituye un acercamiento a una clasificación profesional y una retribución equitativa entre mujeres y hombres.  

Conclusión:

Se insiste en que si pretendemos construir una sociedad en la que hombres y mujeres gocen de iguales derechos y reciban igual trato, entonces se hace necesario que nuestras palabras y actitudes también reflejen esa representación igualitaria, respetuosa e incluyente; tenemos que proponernos de manera individual a no usar ningún estereotipo.

La utilización de los estereotipos de género es tan dañina, que llega a generar violaciones de los derechos y libertades fundamentales (así lo ha explicado Naciones Unidas, Derechos Humanos, Oficina Alto Comisionado); un ejemplo latente de estas violaciones, es la falta de penalización de la violación marital, basada en un concepto social  o por estereotipar a la  mujer como la propiedad sexual del hombre.

Para más información puedes consultar:

1.-ACNUDH, Los Estereotipos de género y su utilización 

https://www.ohchr.org/sp/issues/women/wrgs/pages/genderstereotypes.aspx

2.-Consejo de Europa, Estrategias para Igualdad de género 2018-2023, https://rm.coe.int/estrategia-de-igualdad-de-genero-del-coe-es-msg/16808ac960Una


Autoría: Norma Constanza Gamboa

gamboaldany@hotmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES EN EL MUNDO RURAL

  “La Violencia contra las mujeres en el mundo rural”                                         Hasta ayer invisible, hoy un nuevo desafío...   El pasado 15 de octubre se celebraba el día internacional de las Mujeres rurales .  No sabíamos mucho sobre la situación en cuanto a violencia de género y sobre la promoción de la igualdad entre mujeres y hombres en el sector rural , ni nada sobre las respuestas del Estado frente a sus necesidades asistenciales, de salud y demás derechos.  La realidad nos enseña que en España viven alrededor de siete millones de Mujeres en municipios de menos de 20.000 habitantes, que requieren la visibilidad del Estado y la socialización con el resto de la sociedad española. Desde una perspectiva integrada de género, Derechos Humanos y ruralidad,   la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (en adelante FADEMUR ), en colaboración con el Ministerio de Igualdad de España, hizo la presentación del primer estudio sobre “Mujeres Víctimas de Violencia

LAS SOLUCIONES A LA CRISIS REQUIEREN UN ENFOQUE DE GÉNERO

Se espera responsabilidad de los Gobiernos para frenar el aumento de las Víctimas de Violencia de Género como consecuencia de la pandemia   Después de tres meses de estados de alarma y de medidas restrictivas a la movilidad en muchos países del mundo durante la pandemia, nos ha dejado situaciones graves en violencia contra las mujeres; no solo han aumentado las cifras de victimas sino que las llamadas de emergencia han aumentado hasta un 60%, en comparación con el último año, en muchos países de Europa y en América Latina donde también se reportan números alarmantes, tal como lo confirman los datos recientes de Amnistía Internacion l [1] .   Aunque las denuncias de estos hechos violentos en sede de la autoridad competente, estén apuntado a una reducción en época del  Covid-19 , ha de entenderse que este hecho puede darse a las dificultades que se suman para acceder a instancias judiciales o policiales, pero no porque haya mermado el número de víctimas.     Ahora con las

LA CARA OCULTA DEL COVID-19

  La Violencia de Género:  La Cara  oculta del Covid-19 No cabe duda que los efectos de esta pandemia y los tiempos que corren,  han sido los más difíciles que hayamos tenido que enfrentar después de la segunda guerra mundial.  Para tod@s, y en cualquier parte del mundo, hemos vivido el miedo y la impotencia frente a un virus microscópico que nos ha puesto todo “patas arriba” y  nos ha robado muchas vidas.  A pesar de querer  proteger a las personas más vulnerables, como lo son nuestros mayores, también se ha pretendido incluir a los colectivos con patologías previas;  y aunque está resultando una tarea muy difícil, como si fuera poco,  también se abre un resquicio de amenaza para las mujeres que son víctimas de violencia machista; esto está ocurriendo en cualquier lugar del mundo donde, a día de hoy,  se vive el confinamiento obligado o la cuarentena. En España, según los últimos informes de la Policía, los casos de violencia de género