VIOLENCIA DE GÉNERO / VIOLENCIA DOMÉSTICA

 


LA VIOLENCIA DE GÉNERO Y LA DOMÉSTICA NO DAN TREGUA

COMPARADO CON EL 2022 DEJAMOS UN AÑO MANCHADO POR LA VIOLENCIA MACHISTA.





PUBLICADO EL ÚLTIMO ESTUDIO DEL OBSERVATORIO PARA LA VIOLENCIA DE GÉNERO Y DOMÉSTICA DEL CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL DURANTE 2022.


Para los que aun sostienen constantemente que la violencia doméstica, en donde la víctima es el hombre y la agresora la mujer, llamada violencia doméstica íntima, también ocurre frecuentemente pero, son hechos que a contrario de lo que ocurre en la violencia de género, no se publican o no tienen el mismo despliegue informativo, en este articulo quiero presentarles algunas cifras que permitirá a cada quién sacar sus propias conclusiones.

Para que lo entendamos mejor, “La violencia doméstica íntima” es aquella que se produce en el ámbito de la pareja o ex pareja, excluyendo los casos en los que el agresor es un hombre y la víctima una mujer. Incluye, por tanto, agresiones de mujeres a sus parejas o exparejas varones y agresiones ocurridas en el seno de parejas o exparejas homosexuales.

Conforme al último Informe sobre víctimas mortales de la violencia de género y doméstica en el ámbito de la pareja o ex pareja durante 2022”, publicado por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial, para ese año “la violencia de género se cobró la vida de una mujer cada 7,5 días”. Durante el 2022, se continúa explicando, 49 mujeres fueron asesinadas en España por sus parejas o exparejas; de las cuales, veinte (el 40,8 %) habían presentado denuncia previa; Y, de esas veinte, 14 mantenían la convivencia con sus agresores en el momento de los hechos (70%).

En cambio, durante el mismo periodo, se registraron 3 casos de violencia doméstica íntima en los que 2 hombres y una mujer fueron asesinados por sus parejas o exparejas, todas ellas mujeres. Ninguna de las tres parejas tenía hijos y sólo una de las víctimas había denunciado previamente a su agresora. Esto marca enormes diferencias que la separan de la violencia de género, tanto cuantitativas (3 víctimas frente a 49) como cualitativas (tipificación delictiva, existencia de delitos conexos, presencia de menores testigos o existencia de la llamada violencia de respuesta).

Aunque no quiero decir que la violencia doméstica íntima no merece la misma atención del Estado, sí quiero insistir en que la “Violencia de Género” en el ámbito de la pareja o ex pareja, y más teniendo en consideración los datos de año tras año donde el pico de victimas mortales va en aumento, es un desafío firme que requiere de la máxima respuesta institucional y la mejora permanente de los protocolos y de las medidas de protección a las víctimas.

Mantener la Protección:

Mientras persistan los asesinatos machistas, se justifica cualquier medio que se utilice para el pleno mantenimiento de las medidas de prevención con la apertura de nuevas políticas públicas de protección a las Víctimas.

Sin ir tan lejos, el año 2023 que acabamos de pasar, ha cerrado con 55 víctimas mortales por esta violencia machista y, si se confirma la existencia del delito de otra investigación, podrían llegar a ser 56 víctimas, el más alto número de los últimos años.


Análisis de casos judiciales:

Queda claro, que a pesar de los esfuerzos que se hayan realizado por las Comunidades autónomas y el gobierno nacional, las cifras suben, desconociéndose la causa a la que se pueda atribuir el auge de este horror y todo lo que la Violencia de Género deja en nuestra sociedad.

Según el informe publicado, en 2022, 20 de las 49 mujeres asesinadas habían presentado denuncias contra sus agresores antes del feminicidio. Esas denuncias dieron lugar a 32 procedimientos, pues en siete casos la víctima presentó más de una denuncia. Pero, el estudio del Observatorio de Violencia del Consejo General (CGPJ), ha realizado el análisis a partir del contenido de 25 procedimientos a los que ha tenido acceso.

Los hechos denunciados consistieron, en el 92 % de los casos (22 de 25) en violencia física, a la que en 10 de esos casos se añade también la violencia psicológica. En 17 de los 25 casos (68 %), la denuncia fue presentada directamente por la víctima, en otros 6 fue fruto de una intervención policial de oficio y en los dos restantes, fue presentada por terceras personas.

Según el relato de las víctimas, se explica en el informe, "la violencia física consistió en empujones, tirones de pelo, toda clase de golpes e intentos de asfixia y la violencia psicológica en amenazas de muerte, amenazas de privarlas de sus hijos, insultos, desprecio, vejaciones, acoso y control de las comunicaciones". 

Aunque todo esto suene a datos sueltos, el estudio realizado permite determinar en cada caso que se analice, aspectos importantes como el perfil del agresor, el método utilizado, las edades de las víctimas, que ayudan a la valoración del riesgo en el sistema automatizado policial, así como, la identificación de deficiencias que puedan ser corregidas o puntos débiles en la cadena de protección para proceder a reforzarlos.

La denuncia:

En 2022, cuatro de cada diez víctimas mortales (el 40,8 %) había denunciado a su agresor con anterioridad a la comisión del crimen; catorce de ellas (el 70 %) mantenía la convivencia con el agresor en el momento de los hechos. El porcentaje de denuncias previas de 2022 es el más alto de toda la serie histórica, que arroja un promedio de 25,5 por ciento de casos con denuncia previa. En 5 de los 49 casos (10,2 %) existía una medida de alejamiento en vigor; en todos ellos, el crimen se cometió en el domicilio de la víctima. En otros 3 casos habían existido medidas con anterioridad, pero estaban canceladas en el momento de los hechos.

La orden de alejamiento incluye la prohibición del agresor a aproximarse a la víctima o a algunos de sus familiares. Esto incluye su residencia, su lugar de trabajo y cualquier lugar normalmente frecuentado por estos. También se priva al agresor del derecho a residir en el lugar en el que viva la víctima. Entonces nos preguntaremos: ¿Porqué si existía una orden de alejamiento en vigor se cometió el asesinato en el domicilio de la víctima?

 En cuanto al quebrantamiento de las medidas de alejamiento impuestas, parece que algo se nos escapa; no encuentro otra respuesta para explicar la ineficacia de estas medidas cautelares en esos casos, en que a pesar de la orden de alejamiento se ha obtenido el acceso a la vivienda de la ex pareja. Podríamos pensar que la propia víctima lo ha permitido o, que ha consentido para levantar las medidas de protección, porque es posible retirar una orden de alejamiento antes de su vencimiento. Sin embargo, el consentimiento de la víctima no es suficiente para que deje de ser efectiva, sino que tendrá que ser el propio juez el que la retire.

Menores / víctimas concomitantes:

Según este estudio, durante el 2022 dos menores de edad, un niño y una niña, fueron asesinados por sus padres biológicos. Y, desde 2013, año en el que empezaron a contabilizarse los menores asesinados en el ámbito de la violencia de género, según las estadísticas publicadas por la Delegación del Gobierno contra la VG, hasta noviembre de 2023 ha habido 50 víctimas, cifra que arroja un promedio de 5,0 víctimas mortales cada año por esta Violencia Vicaria. 

En uno de los casos descritos, el homicidio se cometió en el domicilio que compartían víctima y agresor y, en el otro, el lugar del crimen fue el domicilio del agresor, ya divorciado de la madre y con un régimen de custodia compartida pese a que recaía sobre él una condena anterior por violencia sobre la madre del menor.

Es de lamentar que todavía se den estos asesinatos en supuestos tan predecibles como una condena anterior por los mismos hechos; la Ley establece para esta eventualidad que se podrá suspender la custodia y las visitas a los/as menores; pero, todavía nos encontramos con sentencias incongruentes o con operadores jurídicos que se resisten a la realidad social y al imperio de la Ley. 


Conclusión:

-Casi se cumplen 20 años, de una Ley pionera en Europa sobre Medidas de Integración contra la Violencia de género, y aún cobran vigencia conceptos que requieren ser ampliados y dotados de más herramientas jurídicas, acordes con el Convenio de Estambul y demás normas internacionales, y se reconozca todo tipo de violencia contra la mujer por el hecho de serlo.

-Continúa la desconfianza en la efectividad de la justicia; solo el 40% de las mujeres que son víctima de violencia de género denuncian estos hechos o se acogen al derecho de no declarar.

-Quedan resquicios en las medidas cautelares adoptadas en los procedimiento judiciales, que provocan su ineficacia; hay muchos puntos débiles en la cadena de protección que se tendrían que reforzar.


Para mayor información u obtener el contenido del informe:

https://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Temas/Violencia-domestica-y-de-genero/Actividad-del-Observatorio/Informes-de-violencia-domestica-y-de-genero/Informe-sobre-victimas-mortales-de-la-violencia-de-genero-y-domestica-en-el-ambito-de-la-pareja-o-expareja-en-2022



Comentarios

Entradas populares de este blog

LA VIOLENCIA VICARIA EN LA NUEVA LEY DE PROTECCIÓN A LA INFANCIA

SEXISMO Y COMPORTAMIENTOS SEXISTAS

LOS ESTEREOTIPOS Y ROLES DE GÉNERO: UNA AMENAZA PARA LA IGUALDAD