LA MUJER Y LA IGUALDAD

 



LA MUJER Y LA IGUALDAD


 DE LOS DERECHOS LEGALES DE LAS MUJERES COMPARADOS CON LOS HOMBRES EN LA ECONOMÍA MUNDIAL.


Con ocasión de la celebración del 8 de marzo, me quiero referir a lo concluido por el Banco Mundial  en el Informe presentado dentro del proyecto: “La Mujer, la Empresa y el Derecho 2024”i. Es el décimo de una serie de estudios anuales que miden las condiciones habilitantes que afectan las oportunidades económica de las mujeres en 190 economías.

Con relación a los resultados ofrecidos, según el Banco mundial “Reducir la brecha de género laboral en el mundo es un objetivo lejano”. Y, para animar al cambio se argumenta una razón que en mi punto de vista es muy valiosa y determinante:

 “sin la brecha de género laboral en el mundo podría aumentarse el producto interno bruto mundial en más de un 20% duplicando la tasa de crecimiento durante la próxima década”.

No obstante, todos sabemos que queda un largo camino por recorrer. Hasta ahora, y desde hace más de un siglo,  se ha avanzado y se han ido modificando paradigmas en nuestra sociedad buscando caminar hacia la igualdad real; ya los países han ido modificando en su legislación y cada vez existe más documentación que evidencia que la igualdad de género es importante no sólo para el empoderamiento económico de las mujeres, sino también para el desarrollo macroeconómico. 

Por eso en los días que corren, tenemos la tarea de entender y asumir que “La igualdad de género” es esencial para erradicar la pobreza extrema; es una  conclusión que puede  costar ser aceptada por muchos, pero es una realidad constatada, que solo cuando se permite sin limites la participación socioeconómica de la mujer, podríamos obtener mayor crecimiento económico en el mundo.

El Informe de 2024 comentado, mide tres pilares: derechos legales (estructura), marcos de apoyo (proceso) y opiniones de expertos sobre las leyes en la práctica (resultado). En este último, “La Mujer, la Empresa y el Derecho 20024” según los indicadores medidos ( seguridad, movilidad, trabajo, remuneración, matrimonio, parentalidad, cuidado infantil, empresariado, activos, jubilación), se constata que las mujeres tenemos aproximadamente dos tercios de los derechos de los hombres y, que en ningún lugar del mundo tenemos los mismos derechos legales que los hombres. 

Muy al contrario, de lo que nos gustaría escuchar y ver alrededor del mundo tenemos que en materia de igualdad, la realidad nos ha mostrado que se están revirtiendo muchos de los derechos ya conquistados; en algunos países, se ha retrocedido en ámbitos sensibles como el de la familia; para citar un ejemplo, se ha vuelta a instaurar la obediencia al marido (en África Subsahariana, Oriente medio y Norte de África, Asia oriental y el Pacífico).

Entre 2022 y 2023, 18 economías adoptaron reformas en todos los indicadores DE LA MUJER, LA EMPRESA Y EL DERECHO. La mayoría de las reformas adoptadas por los países se centraron en extender las licencias parentales y de paternidad remuneradas, eliminar las restricciones al empleo de la mujer y exigir la igualdad salarial.

No obstante, áreas clave como las regulaciones del mercado laboral, los servicios de cuidado infantil asequibles y de calidad, el apoyo al empresariado y la seguridad de las mujeres están en la actualidad muy rezagadas. Más de 37 economías otorgan a las mujeres menos de la mitad de los derechos legales que disfrutan los hombres, lo que afecta aproximadamente a 500 millones de mujeres.

Los estudios realizados en el último año a los 190 países que hacen parte del proyecto, concluyen que solo 14 han alcanzado la paridad jurídica, desde que comenzaron los cambios legislativos buscando la igualdad entre el hombre y la mujer; con lo cual, necesitaríamos por lo menos otros 50 años para poder disfrutar de la verdadera igualdad en derechos. La puntuación promedio global de los marcos legales es de 64,2 %, lo que indica una brecha significativa en la igualdad de género ante la ley.

Quisiera insistir y darle valor a algo en lo que se ha venido resaltando por el Banco Mundial y que se repite en sus informes, y es la importancia de seguir trabajando para la igualdad de las condiciones jurídicas entre mujeres y hombres.

Si se analiza sobre la brecha de género global en las oportunidades económicas de las mujeres, se ha dejado verificado que ésta es mucho mayor de lo que se estimaba. La mayoría de las economías, incluso las que cuentan con las leyes más favorables a la igualdad de género, enfrentan una importante brecha en la implementación. Tal como se afirma por el Banco Mundial, el hecho de que las leyes sean más igualitarias en materia de género no va acompañado de manera uniforme de niveles equivalentes de políticas, planes, presupuestos o estrategias destinados a implementar la ley en la práctica.


Un reto en el tema de Igualdad, que tenemos que enfrentar, es la remoción de los obstáculos que persisten en muchos países, tal como lo revela el Banco Mundial: “A pesar del avance sustancial de los países de todo el mundo en la promulgación de leyes destinadas a ofrecer igualdad de oportunidades, la mitad de la humanidad (3.900 millones de mujeres en todo el mundo) enfrenta obstáculos legales que afectan su participación económica”.

No olvidemos, que ya en los datos captados en 2022 (Según informe presentado para marzo 2023), arrojaban una lista de 126 países que prohibían a las mujeres todavía trabajar en algunos tipos de industrias con los hombres. De estos, 15 países tienen restricciones para que las mujeres trabajen en la industria del transporte, entre otros. 

Este es un ejemplo para comprender como, a nivel global, se sigue limitando a las mujeres para escoger una carrera profesional, o alcanzar el pleno potencial que tienen para su empoderamiento, o para emprender de manera independiente y, así contribuir mejor a la economía mundial. Es una deducción necesaria y aterrizada en la realidad, que las economías no pueden crecer a su plena capacidad si se limita a la mitad de la población a trabajar en algunos sectores económicos.

Por último, sobre la brecha entre las reformas legales y los resultados reales para las mujeres, tenemos que en 190 economías de todos los continentes quedó expuesto que la brecha de género es incluso mayor en la práctica. Ya se ha puntualizado que solo 2/3 de los derechos legales de los que gozan los hombres tienen las mujeres. Todavía deben sortear obstáculos en las legislaciones que le someten y le limitan a escoger una carrera, a conformar una familia, a emprender una actividad económica por su riesgo o  a su empoderamiento. 


Conclusión:

1. Los indicadores demuestran y nos confirman la relación fundamental entre la igualdad de género ante la ley y el empleo, y la capacidad empresarial de las mujeres.

2. Se han obtenido muchos avances a nivel legislativo, pero aun queda el reto de una igualdad real y efectiva por alcanzar, porque en la practica tropezamos con techos de cristal e importantes brechas de género, frente a lo que sea hace imprescindible emprender muchas medidas para subsanarlas.

3. Sigue siendo fundamental el apoyo de las redes de mujeres y los movimientos feministas para que esta lucha vea sus frutos. 


Si quieres consultar más: 

La Mujer, la Empresa y el Derecho 


i Informe del Banco Mundial. 2024. “La Mujer, la Empresa y el Derecho 2024.” Resumen ejecutivo. Banco Mundial, Washington, DC. Licencia: Creative Commons de Reconocimiento CC BY 3.0 IGO.L



Comentarios

Entradas populares de este blog

LA VIOLENCIA VICARIA EN LA NUEVA LEY DE PROTECCIÓN A LA INFANCIA

SEXISMO Y COMPORTAMIENTOS SEXISTAS

LOS ESTEREOTIPOS Y ROLES DE GÉNERO: UNA AMENAZA PARA LA IGUALDAD